Corredores sin meta: Un año sin carreras populares

  • Sáb, 13 marzo 21, 06:15

Cuando no tenemos una meta definida y clara, divagamos. El coronavirus entró sin llamar a la puerta y nos cambió la vida de un plumazo. Entre otras cosas, nos arrebató las carreras populares.

Lo que parecía imposible, sucedió. El mundo se paralizó en 2020 con la llegada de la COVID-19. Ellas fueron las últimas en calzarse las zapatillas para competir. El 8 de marzo, la «marea violeta» por la igualdad de las mujeres inundaba las principales calles de nuestro país. Era domingo y el temor al virus que ya estaba en el ambiente, fue, sin duda, el tema que protagonizó la jornada. Pese a ello, la fiesta del deporte femenino no decayó. Miles de corredoras de todas las edades, —abuelas, madres e hijas— no quisieron perderse esta ineludible cita.

Sólo cinco días después, el viernes 13 se decretó el Estado de Alarma, que suponía el cierre de comercios no esenciales y el confinamiento general de la población española. Poco a poco la realidad se fue imponiendo y hasta el más lerdo entendió que el coronavirus había llegado para quedarse.

Mientras que el SARS-CoV-2 se propagaba por todo el territorio nacional, un aluvión de suspensiones y aplazamientos puso de manifiesto que el calendario de carreras populares tampoco estaba exento del contagio. Como si de un dominó se tratase, todas las pruebas previstas fueron infectándose una a una. El atletismo no era ajeno a las restricciones que imponía la pandemia.

Zapatillas, camiseta, mallas, reloj,… ¡Todo estaba listo para lanzarse a la calle! Tras cuarenta y nueve días recluidos en nuestros hogares, el 2 de mayo, los corredores retomamos la actividad física al aire libre. Atrás quedaban las cintas estáticas que solo unos pocos afortunados pudieron disfrutar debido al encarecimiento que experimentaron durante el confinamiento.

Aunque la posibilidad de salir a correr fue una de las primeras medidas que adoptó el Gobierno central, diez meses después de poder trotar, continuamos entrenando con la misma pasión pero sin ninguna meta que cruzar a corto plazo.

La crisis sanitaria también sacude a los eventos de participación popular, consolidados en los últimos años como una de las principales palancas de crecimiento de la industria deportiva. Las pérdidas son millonarias y el sector cruza los dedos para que la situación se normalice antes del próximo otoño.

Ahora solo queda esperar a que el avance de la vacunación y la buena evolución de las cifras de contagio posibiliten el desarrollo de las competiciones de forma segura. Tímidamente, algunas de ellas ya comienzan a vislumbrarse y prevén celebrarse durante el segundo semestre del año. Una buena prueba de ello la encontramos en el calendario andaluz de carreras populares publicado en nuestra web y que diariamente se actualiza. ¡Consúltalo y elige la propuesta que más te guste!

Y recuerda, la prevención es el mejor arma contra la COVID-19. Sé responsable. No olvides que protegiéndote tú, protegerás a los demás. Aumenta la higiene personal, mantén la distancia de seguridad, disminuye el contacto social y usa la mascarilla tal y como indica la normativa vigente.

También puede interesarte

Comentarios

mood_bad
  • Actualmente no hay comentarios. ¿Te gustaría opinar? ¡Sé el primero en hacerlo!
  • Déjanos un comentario
    cerrar