El atletismo está de luto: muere «Súper Paco»

El corredor Francisco Contreras Padilla, «Súper Paco», «Paco Cártama» o simplemente, Paco, como le gustaba que lo llamasen, ha fallecido este martes 22 de octubre, a la edad de 81 años y a causa de una dura enfermedad.

Paco era un hombre sencillo, de campo, al que le hubiera gustado estudiar Medicina. Nació en 1938, en Almogía, un pequeño pueblo de la provincia malagueña. Alcanzó la formación primaria y era un voraz lector. No se consideraba atleta. Se autodefinía como «uno más» o «uno igual que todos».

«Yo soy igual que todos. Súper Paco no es una palabra correcta. Empezaron a llamarme así y no sé por qué. Súper Paco no existe», argumentaba en una entrevista realizada recientemente.

El apodo le recayó durante una edición de los «101 kilómetros en 24 horas» de Ronda, prueba de ultrafondo a la que era asiduo. La mochila que portaba durante la cita que se disputa en la ciudad del Tajo no contenía ni barritas, ni geles, ni sales minerales, ni suplementos vitamínicos. Llevaba higos, pasas, almendras y un bocadillo de queso con aceite. La indumentaria para competir: sombrero de paja, pantalón vaquero y camisa de manga larga. Siempre acompañado de dos bastones, que agarraba con firmeza.

«Yo creo que la gente está equivocada con la ropa que se pone. A la montaña o al campo hay que ir así, protegido, con ropa duradera», aseguraba.

El «cientounero» solía emplear un tiempo de 19 horas para completar el circuito propuesto por La Legión.

«Corro lo que puedo, no más. El tiempo y el reloj no importan. Lo verdaderamente importante es empezar y terminar», añadía.

Tras disputar la carrera, acudía a la playa de Guadalmar, en Málaga capital, en el litoral Oeste, casi lindando con el término municipal de Torremolinos. Corría y trotaba por la orilla durante una hora. El yodo del agua del mar le ayudaba mucho en la recuperación de sus pies.

Influenciado por su hijo, se aficionó a las carreras por montaña cuando tenía 60 años. Sus verdaderas metas eran combatir el colesterol, superar el insomnio y también la pérdida de su mujer, María. Se lanzó al monte sin importarle la mofa de algunos de sus vecinos.

«Me decían que estaba loco, que me iba a romper algo por ahí. Pero ahora muchos de ellos también están corriendo», sentenciaba el deportista, que era toda una eminencia en Cártama, donde leyó hasta el pregón de las fiestas patronales.

Paco Contreras poseía una rutina de entrenamientos única. Solía correr una vez a la semana, unos 40 kilómetros entre Cártama, Almogía y Álora. Siempre por la noche, con un móvil a mano por si ocurría alguna emergencia. A diario trabajaba como agricultor en su propia finca.
En mayo de 2016, su peculiar historia fue publicada en un libro titulado Súper Paco. Kilómetros de vida.

Para los que deseen darle el último adiós a «Súper Paco», la familia y amigos lo velarán en la sala 1 del Cementerio de Parcemasa. La misa será este miércoles, a las 16:30 horas, en la Estación de Cártama.

Sin ninguna duda, su filosofía de vida deja un legado eterno entre los runners que le conocieron.

Comentarios

  • María Rosa
    23 octubre, 2019 a las 22:44

    A ver quién le echa el guante corriendo encima de las nubes… Descanse en paz, súper Paco

  • Jesús barranco
    23 octubre, 2019 a las 21:43

    Impresionante 101 y espíritu de running

  • Manoli fernandez
    23 octubre, 2019 a las 17:52

    Un beso al cielo campeón,tenías un espíritu deportivo imparable descansa en paz💋💋💋

chat
Déjanos un comentario